La radio del Papa

LA RADIO DEL PAPA

            Radio Vaticano fue inaugurada por el Papa Pío XI el 12 de Febrero de 1931 con un discurso en latín transmitido a todo el mundo. Poco después de los Pactos Lateranenses de 1929, el Pontífice había encargado a Guillermo Marconi construir una estación de radio dentro del nuevo Estado de la Ciudad del Vaticano para poder comunicar libremente más allá de sus confines y hablar a los católicos de todos los países: en muchas regiones del mundo los regímenes totalitarios impedían, de hecho, la vida de la Iglesia católica en libertad.

            Radio Vaticano creció gradualmente, empleando un número de lenguas siempre mayor. En 1939, el cónclave, la elección y la ceremonia de inauguración del pontificado del Pío XII fueron comentados en 9 lenguas. Este era el número de las lenguas en las cuales la Radio transmitía regularmente al inicio de la segunda guerra mundial. Durante la guerra, la Radio constituyó un medio importantísimo de libre información. Goebbels (ministro de propaganda nazi) se propuso reducirla al silencio; los miembros de la resistencia francesa transcribían las transmisiones y las distribuían clandestinamente. En 1940 nació por deseo de Pío XII una sección especial, que emitía a través de la Radio llamados e informaciones para localizar civiles y militares perdidos, y enviar mensajes a los prisioneros por parte de las familias. En seis años fueron emitidos más de 1.200.000 mensajes en más de 12.000 horas de transmisión. Al final de la guerra, el dominio comunista sobre la Europa del Este impulsó la multiplicación rápida de los programas transmitidos en lenguas de los pueblos oprimidos. Se hacían necesarios transmisores más potentes y una red de antenas direccionales. Nació así el Centro Transmisor de Santa María de Galeria, inaugurado en 1957 por Pío XII. Se reforzaron las transmisiones específicas orientadas a los continentes extraeuropeos: África, América Latina, Asia.

            El Concilio Vaticano II, durante el pontificado de Juan XXIII, fueron dedicadas 3000 horas de transmisión, en 30 lenguas diversas. Pablo VI estimuló mucho el crecimiento de la producción de los programas informativos y formativos de calidad. Con este objetivo la Radio adquirió la nueva sede de Palacio Pío, al comienzo de la Vía de la Conciliación. En 1970 el personal aumentó a 280 personas de 38 países diversos, y la Radio transmitía en 32 lenguas. Con Pablo VI inició la estación de los grandes viajes internacionales, que alcanzaría grandes momentos en el pontificado de Juan Pablo II. Radio Vaticano se convirtió así en peregrina junto al Pontífice, ampliando sus horizontes y sus relaciones internacionales. Las nuevas posibilidades ofrecidas por la tecnología moderna conllevaban una rápida transformación de las actividades de radiodifusión. De las tradicionales Ondas Cortas y Medias se pasó en los años 90 a la transmisión vía satélite –con dos estaciones a tierra en el Vaticano- y luego vía internet. Un número siempre mayor de emisoras de vario género y dimensión –sobre todo católicas, pero no sólo- podían de esta manera retransmitir los programas de Radio Vaticano: desde 2007 han superado el millar. La producción de los programas pasa rápidamente de la tecnología analógica a la digital: desaparecen las grabadoras de cinta, y los ordenadores toman su lugar. Los acontecimientos de relieve planetario del Gran Jubileo 2000 y de la muerte de Juan Pablo II comprometieron aun más a Radio Vaticano con su servicio de difusión del mensaje de la Iglesia católica en el mundo, y multiplicaron las formas de colaboración y servicio con emisoras y agencias de información de todo tipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario